El semestre de Toloza y su combo (?)

Ya se fue Édison Toloza al Medellín, para alivio de muchos y rechazo de otros. El paso del nariñense en Junior fue de altibajos. Si bien se puede decir que fue el jugador más destacado en un semestre paupérrimo de Junior, ¿aún así sus calificaciones avalarían su permanencia?

Este es un ejercicio cuantitativo evidentemente subjetivo del rendimiento de los jugadores del Junior en el último semestre. Calificar a un jugador con número es ciertamente aleatorio, y depende de factores personales de apreciación futbolística, y hasta de percepción y carisma. Pero bueno, se hizo porque hay herramientas gratuitas en este blog que lo permiten (?), y en realidad, pueden servir para sostener argumentos.

Las calificaciones son únicamente de los partidos de liga, sin Copa Libertadores ni Copa Colombia. Para ser claros, ninguno aprobó. Ni siquiera Toloza (?). Pero veamos en orden descendente la tabla de clasificación de los jugadores de Junior para un servidor:

NOMBRE PJ PUNTAJE EL MEJOR EN UN PARTIDO GOLES
Roberto Ovelar 16 5.69 3 7
Enrique Serje 16 5.63 2 0
Édison Toloza 19 5.42 4 6
Leonardo Pico 10 5.40 2 1
Jarlan Barrera 16 5.31 1 2
Bernardo Cuesta 13 5.31 1 1
Alexis Pérez 18 5.23 1 1
Mario Sebastián Viera 20 5.15 2 1
Deivy Balanta 9 5.00 0 0
Jorge Aguirre 9 4.90 0 0
Sebastián Hernández 8 4.88 0 1
Jonathan Estrada 10 4.70 0 0
Rafael Carrascal 3 4.67 0 0
James Sánchez 18 4.66 1 2
Robinson Aponzá 12 4.58 0 1
Jesús David Murillo 15 4.54 0 0
Andrés Felipe Correa 15 4.54 1
Juan Camilo Roa 4 4.50 0 0
Michael Rangel 7 4.43 0 1
Léiner Escalante 6 4.34 0 0
Germán Gutiérrez 14 4.29 0 0
Lewis Ochoa 5 4.20 0 0
Jonathan Ávila 6 3.83 0 0
Héctor Quiñones 3 3.33 0 0
Fáber Cañaveral 1 3.00 0 0
Yony González 2 2.50 0 0
Félix Noguera 2 2.00 0 0

Vamos por línea, diciendo que el espantoso arranque de torneo perjudicó notablemente la puntuación de todos. El arquero jugó solo, y bueno, en medio de polémicas, no rindió lo mismo Sebastián Viera, ergo, pierde el semestre. En la defensa el mejor, como no podía ser de otra manera, fue el recién transferido Alexis Pérez. Víctima del mal inicio, fue mejorando. Le sigue Balanta, quien le terminó sacando el puesto al ‘Pecoso’ Correa, de muy mal torneo. Seguimos bajando y vemos horribles calificaciones en todos los laterales, y en Jonathan Ávila. Mira lo mal que le fue a Félix Noguera.

En el mediocampo se notó que la dupla Serje – Pico terminó siendo la que más rindió. A Serje no le fue mejor en puntación porque, a pesar de verse regular, cuando jugó mal lo hizo en serio, como en Manizales. Pero cada uno fue el mejor de su equipo en dos partidos. Y James Sánchez rescató un aceptable final de torneo, pero en el principio le fue mal, tanto que muchos nos preguntamos en su momento como era sostenido de titular. Carrascal, Roa y Cañaveral jugaron poco y nada.

Más arriba vemos que el mejor volante ofensivo fue Jarlan, con un solo gol y una mala calificación. Después de la defensa, fue la zona que a mi parecer más sufrió para encontrar jugadores en buen nivel. Prácticamente nulo fue el aporte de Hernández, Estrada o Aponzá, quien pasó relativamente la prueba en Copa Libertadores, pero bajó su nivel considerablemente. ¿Quién es ese Yony González que aparece en la lista? (?)

En la delantera se observa lo menos malo del semestre. Aquí es donde aparecen las variantes a la hora de calificar, porque los goles le suman mucho a los jugadores. No en vano aparecen Ovelar y Toloza de 1 y 3. Y no en vano son los jugadores que más veces aparecieron como destacados por encima de sus compañeros. Pero creo que a pesar de eso, corresponde a la realidad. En medio de un mal juego colectivo, e incluso individual, Ovelar se vio un poco mejor del resto en algunos partidos. Y aún así no alcanzó a ser aceptable. Y Toloza, bueno, se echó un equipo eliminado al hombro (?) y se destacó por capacidad física y goles.

Le recuerdo querido lector (si, es uno solo) que esto es una opinión personal, y antes que salte a decir “esta viuda de fulanito” lo tenga en cuenta. Por supuesto no es palabra santa, y solo una percepción de lo ocurrido en el semestre. En general ninguno de los rendimientos fue trascendente y llevó al fracaso al Junior 2017-I. Lo bueno es que parece que el panorama va a cambiar y esperemos ver el Junior que queremos.