No hay nada

La verdad era difícil pensar que la situación de Junior podía ser peor (de hecho aún puede serlo, se llama descenso), pero la fosa que siguen cavando los jugadores rojiblancos se hace más y más profunda.

La derrota ante Tigres podría catalogarse de inesperada. Porque Tigres es un mal equipo de fútbol, jugó horrible el sábado y se encontró un gol en uno de los dos ataques que tuvo, ambos por groserías junioristas. Porque a pesar del mal momento, la nómina de Junior es “superior”. Y se pueden encontrar un par más de porqués que terminarían en el caño porque a la luz del resultado, nada vale.

Hoy Junior es menos que un equipo sin hinchada, de sedes alternadas, nómina pobre, y candidato casi fijo a descender, tal vez con varias fechas de anticipación. Y hoy Junior es menos que eso, es menos que ese Tigres FC. Eso es mucho decir.

Ya habíamos repasado los antecedentes de Junior con equipos recién ascendidos. Los últimos duelos no han sido positivis, y mirando y mirando, uno se da cuenta que el brevísimo historial frente a frente, un equipo como Fortaleza está arriba de Junior, con dos victorias, un empate y una derrota. Parafraseando, Fortaleza es “papá” de Junior. ¿No podría representar un síntoma de que la pérdida de grandeza que se aduce hoy de Junior puede venir pasando de hace un tiempo?

Ojo que los partidos ante Fortaleza fueron en un mejor momento. Pero lo bueno hecho en esos momentos se fue borrando: jugadores que eran buenos no fueron bien reemplazados, un técnico se fue sin motivo deportivo que lo justifique. Y lo malo se enraizó en Junior y se quedó hasta el día de hoy.

Que hoy Junior sea último produce cierta sorpresa, pero son las consecuencias lógicas de las decisiones que se han tomado durante todo este tiempo, sin ningún tipo de planificación esperando la “iluminación” de los jugadores para que obtengan un buen resultado deportivo. Y lo triste es que entre más tiempo pase, más duro va a ser para Junior retomar el camino y ponerse a la par de los equipos que están haciendo las cosas más organizadamente.

Tras la penosa eliminación de Copa ante Tucumán, escribía que esta nómina perdió su credibilidad, que iba a ser muy difícil recuperarla, y que al mejor jugador de Junior (dígalo usted) no le alcanza el nivel para jugar un torneo internacional. Hoy no solo la credibilidad puede ser incluso peor: pasamos de mal nivel a un paupérrimo novel que llevó hasta a pensar en una cama a Gamero, y además el nivel de los jugadores ni siquiera sirve para competir contra los equipos que pelean descenso en Colombia, y Junior es merecídamente último de la liga.

Lo que se vio en Techo fue horrible. Solo se puede rescatar a Serje, siempre Serje, que desde la juventud corre con la inocencia del muchacho que quiere crecer en el fútbol. Toloza… es Toloza, y siendo como es, hoy es el que más se destaca. El mejor Toloza difícilmente es el más destacado en un buen equipo de fútbol, pero hoy en Junior es el Lord Tuerto, rey de la tierra de ciegos. Todo el ataque pasa por él, para bien o para mal. Y bueno, el hombre al menos está corriendo.

Los laterales de Junior, Dios mío. Si los licuan a todos juntos no sale ni siquiera un Juan Carlos Beltrán, creo. Lo de Gutiérrez y Murillo es de lo peor que vi con una camiseta de Junior. El pecoso luce desconocido, y parece ciclo cumplido. James Sánchez es una oda a la inoperancia, y no entiendo como sigue siendo titular. Jarlan se está quedando en promesa, pero aporta muy poco, lo mismo que Sebastián Hernández. Y Cuesta sufre el trastorno del delantero al que no le llega la pelota, pero las que tuvo no las metió. Y del banco pues ni hablar,

Este semestre ya se había acabado en marzo, siendo honesto. Solo una recuperación casi sobrenatural haría que Junior ganara el 80% de los puntos que le quedan en disputa, ante los rivales más duros de la liga. Queda pensar en el segundo semestre, y más que eso, pensar en lo que debe ser Junior. Si los Char deciden que la gama de refuerzos es la que ha sido en los últimos años (¿realmente por qué no vino Aldo Leao?), tenemos que pensar en pelear tipo Huila, Patriotas y Alianza Petrolera. Pensar que así se puede lograr un título sería un exabrupto, más osado una buena participación internacional. Si los Char deciden mantener gran parte de irresponsables y/o malos jugadores que hacen parte de la nómina actual, igual. Si entonces piensan en que la nómina de Junior debe ser de jugadores buenos, tendrán que hacer el esfuerzo de espulgar lo que no sirve y traer los correspondientes REFUERZO, y no los tradicionales sustitutos de nómina, que solo rellenan la hoja de inscritos ante la Dimayor.