Pekerman Ctrl+F5 (?)

Pasaron las fechas 13 y 14 de las Eliminatorias, con emociones encontradas para Colombia. Como la pareja que se la embarra y da rabia, pero la compone y vuelve el primer amor (?). Del bodrio insufrible ante Bolivia en el Metro a la victoria con jerarquía en el Atahualpa.

Del primer partido casi que nadie se quiere acordar. Fue muy malo de principio a fin, y lo único que salió bien fue el rebote que dio el arquero en el penal mal cobrado por James. Claro, mal no le pudo ir digamos a los centrales y al arquero si Bolivia no atacó. Pero se logró la victoria, con un penal a mi juicio bien pitado, y pues alcanzó para hacer valer la localía y la teórica superioridad deportiva.

La titular me agradó cuando la vi. Pensaba que iba a ser un equipo suficientemente ofensivo como para imponerse al eliminado equipo del altiplano. Pero claro que la disposición no es suficiente. Al equipo le faltó movilidad, velocidad (el ritmo que impuso Macnelly fue de espanto), y desborde. Para colmo, el que mejor jugaba se lesionó y entró la cuota discutible de cada convocatoria de Pekerman: Luis Quiñones, que ni fú ni fá. Aunque ningún cambio de hecho surtió gran efecto en el desarrollo del partido y, como advertimos, solo el penal desniveló el marcador.

Con esa sensación, el partido ante Ecuador estaba lleno de preguntas y asteriscos, sobre todo porque no había sido una plaza tan generosa con la selección. Pero Pekerman se la jugó por los dos volantes de (casi) siempre en primera línea: Sánchez y Aguilar. Después del partido uno queda con la impresión que siempre deben jugar juntos, y que de hecho pocas razones hay para sentar a Aguilar (remember 4/7/2014).

En fase ofensiva los intocables James y Cuadrado fueron acompañados por Edwin Cardona, para mi, el mejor jugador del partido, aunque James fue el más influyente en el marcador, y por supuesto, también tuvo un destacadísimo desempeño, resarciéndose de su desempeño regular de partidos anteriores. Pero Cardona le añadió mucho sacrificio y supo jugar el partido hasta donde estuvo en cancha.

Arriba Borja se ganó el derecho a ser titular y cumplió. Era el mejor delantero para usar en este partido, y logró responder a la expectativa. Aunque no fue pase gol per se, el recurso para el gol de James fue muy valioso. Tuvo la movilidad y la posesión que se le pide a un único delantero en punta, aunque al igual que sus colegas, sigue sin meterla. Tuvo una clarita, que si fuera otro jugador lo quisieran colgar…

Afianzadísima la zaga central. Zapata cuando se dedica a jugar es sólido, y Mina es la mejor aparición en defensa de la renovación. De Ospina no se puede decir nada nuevo, es seguro en Colombia, y con eso basta.

Un párrafito para mi querido Carlos Arturo Bacca. Es el jugador que más admiro, pero perdió su lugar en la titular, y quien sabe si como primer suplente. Por lo menos con Falcao activo parecería que si. Lástima porque lo considero crack, un goleador del carajo, pero no ha rendido en la selección. Luce hasta torpe y con poca movilidad. Parece que va en el camino de Jackson y Guarín, jugadores con muchas cualidades que nunca cuajaron en la selección, aunque
Carlos parece ser más de confianza para Pekerman que los otros.

Entre Armero y Díaz habían muchas dudas, pero cada uno en su medida cumplió. Armero para muchos fue de lo mejor ante Bolivia, y sin parecerme la gran cosa, fue correcto. Aprendió a centrar y eso es positivo. Farid, salvo algún desborde de Valencia, cumplió en Quito, igual que Arias, sin sobrarle nada.

Ahora bien, el título habla del Hombre Pek (?), quien renovó votos con la afición. Después de muchas decisiones discutibles aún en nuestros días, el día del partido clave, de saber si teníamos con qué ir a Rusia, el técnico usó la mejor alineación disponible, y doblegó dominando de principio a fin a Ecuador. Claro que ante este mismo rival en primera rueda ya había hecho ilusionar con mejoría. Pero la diferencia es que faltan cuatro fechas y Colombia es segunda. Si el argentino mantiene la línea de lo hecho en Quito (acompañado por los jugadores, por supuesto), A Venezuela se le puede ganar, aunque sea de visitante, y después, bueno, el Brasil de siempre viene al Metro, y lo ideal es no perder. Pero el hombre encaminó la clasificación. Reencauchado Pek, sigamos adelante a Rusia.