FUTBOLA: Carta abierta a Fuad Char

Reciba mi cordial saludo.

Usted no me conoce, no sabe quién soy yo y realmente yo a usted tampoco. Para ponerlo en contexto, tengo 31 años, nací  y he vivido toda mi vida en Barranquilla, apasionada por los deportes en especial por el fútbol, lo cual me convirtió desde mi niñez en hincha de Junior. Por esa pequeña razón es que conozco de su existencia y por esa misma razón le escribo estas palabras.

Realmente el primer título que recuerdo haber celebrado, aunque estaba muy pequeña, fue el del año 93.  El mítico equipo del Pibe, Valenciano, Pachequito, entre otros callaron a todo un país para darle una alegría memorable a una sola región. Alegría por la cual aún le estoy agradecida, imposible no reconocerle que fue usted el artífice tras bambalinas de esa estrella, fue usted quien armó ese equipo contratando  uno a uno a jugadores de categoría y además de la región caribe para dejar en alto el nombre de nuestro amado Junior que en aquellos tiempos le peleaba de tú a tú a los “grandes” del país.

Como olvidar la sufrida estrella del 2004 ante nuestro archirrival Nacional, jamás saldrá de nuestra memoria el agónico gol de Riboneto que silenció una ciudad y mucho menos el penal ejecutado por Arzuaga (otro de nuestra región) que nos coronó campeón. En fin, anécdotas inolvidables hay muchas, la más reciente y la última puede ser la famosa remontada a Millonarios para destruir la final capitalina en 2011…. Tal vez el último equipo que puso a todos los costeños a gozar con buen fútbol.

Se preguntará porque le escribo estas líneas, pero quise empezar por agradecerle lo hecho hasta hoy por el club, por los colores y por el escudo para después pedirle que no siga matando a la institución. Para nadie es un secreto que sus declaraciones a los medios – en el tema Junior – últimamente solo generan malestares generalizados, sin sabores y porqué no dolor en el alma del hincha Juniorista. Aun muchos tenemos en la memoria su invitación a los estaderos y estancos de la ciudad para ver los partidos del equipo, como también la claridad que hizo al aseverar que usted no es hincha de Junior, y que si lo fuera, jamás iría al gran Metropolitano.  Respeto sus gustos Don Fuad, pero no los comparto, el “Metro” es mi lugar feliz, es donde conocí mi gran amor: Junior de Barranquilla, es el lugar en donde por dos horas se ponen en pausa todos los problemas del día a día de la semana para apoyar, sufrir, llorar, gritar y celebrar con el equipo.  Le pido el favor encarecidamente que no me quite eso.  Entiendo que tal como declaró recientemente, sus obligaciones como empresario son muchísimas y para Junior solo tiene minutos… pero por favor, por su trabajo y su falta de tiempo, no le quite la ilusión a toda una región.

Si usted y su familia no pueden dirigir al equipo, como claramente está demostrado, véndalo o en su defecto delegue responsabilidades a personas capaces y exíjales resultados a seis meses o a un año. Levantar a Junior es tan fácil señor Fuad, solo es cuestión de mirar a los vecinos – nuestros rivales en cancha – y copiar el modelo o incluso mejorarlo.  Saque al equipo de politiquería, no nombre amigos o puestos de corbata en las directivas del Junior, al final los mayores perjudicados económicamente hablando son ustedes.  O ¿Cuánto dinero han tenido que pagar en indemnizaciones a jugadores, técnicos y directivos por malos asesoramientos? ¿No es más fácil contratar un headhunter que le ayude a escoger a personas idóneas para los cargos de gerente deportivo, presidente, encargado de comunicaciones, etc.? Se simplifica la vida usted porque con esos minutos que le dedica al Junior entrega la responsabilidad en un grupo pequeño de personas con las cuales no tiene que volver a hablar hasta finalizar una temporada y ahí si exigir resultados como títulos, taquillas, valorizaciones de jugadores de las inferiores etc.

Piénselo Don Fuad, quítese un peso de encima y más que eso, devuélvanos algo que aunque es suyo, es nuestro.  Junior es un sello de la región caribe y merece ser comparado con equipos grandes y no ser pisoteado y matoneado como ahora, es un equipo con historia y grandeza para representar a Colombia en torneos internacionales con honor y no hacer el ridículo en ellos una y otra vez.  Al menos tómelo como un proyecto financiero a mediano y largo plazo, reviva a este Junior muerto, dele identidad y estatus organizando la dirigencia, y verá los frutos con un estadio lleno, con gente feliz en la calles… a nosotros, al pueblo costeño nos gusta ir al estadio y más que eso, AMAMOS A JUNIOR.

Una vez más gracias por lo hecho, pero por favor no termine de matar a Junior.

Atentamente,
Josefina Barros Bohórquez
@josefinabarrosb
Una hincha más de Junior de Barranquilla