Credibilidad cero

Tucumán vs Junior

De una manera vergonzosa, una vez más, Junior fue eliminado en un torneo internacional. Atlético Tucumán fue superior y se llevó una victoria más sufrida de lo que debió ser. 3-1 y a ver si no se acaba el semestre en febrero.

Recordatorio: Por favor único (?) lector de este texto, tenga en cuenta que es una opinión absolutamente personal de una persona que solo sabe ser aficionado al fútbol y al Junior. No representa de ninguna manera un concepto académico y/o certificado. Es todo subjetivo y puede estar en desacuerdo.

Resultado que despierta el pesimismo más dormido de la hinchada tiburona, en la mayoría por lo menos. Pero la impresión definitiva es que el nivel del mejor jugador de este Junior no alcanza para cumplir en el plano internacional.

En mi caso, pongo el nombre de Alexis Pérez: me parece un gran central, que ha cumplido en la gran mayoría de partidos, y se destaca, sobre todo, teniendo a Deivy Balanta de compañero, porque la diferencia de nivel es alarmante. Y sin embargo, la conclusión es que a Pérez, con todo y que le toca arreglar las embarradas de su más frecuente compañero de zaga, en estos partidos luce ido, incluso con exagerada vehemencia.

Ya gran parte de esta nómina, incluyendo a Alexis Pérez, había fracasado en este tipo de partidos (remember Chapecó). El único jugador de nivel internacional de Junior en el último año era Vladimir Hernández. Hoy no se salva nadie. Este partido ya se lo vimos jugar en Chapecó a Junior. ¿Qué se hizo para suplir eso? ¿Qué se hizo para armar un equipo con nivel internacional? Traer jugadores de la liga peruana y suplentes de Millonarios. Ya… Eso es mala gestión y parte de la dirigencia, la raíz recontrasabida de todos los males de Junior.

¿Grandes? La realidad de Junior dista mucho de ser aquel que era llamado “equipo grande”. No tiene una nómina de equipo grande. Hasta la fecha, no tiene sede de equipo grande. No saca resultados internacionales de equipo grande. De hecho, por doloroso que suene, Junior NO EXISTE a nivel internacional. Si Junior, salvo contadas excepciones, cuando va más al sur de Montería es un mal visitante (lo que tampoco lo hace tan tan grande en Colombia, un equipo grande debe ser constante en sus resultados de visitante), ni les digo como es cuando baja de Pasto: paseado en Arequipa, en Chapecó, en Tucumán. Bueno, ahí les dije.

¿Y ahora? A Junior le queda remar en la liga. Si Gamero saca a los MALOS y pone a otros a ver si rinden, capaz se hace algo. Si sigue casado con Balantas, Tolozas, y otros jugadores que andan mal, o ya agotaron sus créditos, nada pasará. En el segundo semestre viene la Copa Sudamericana, consuelo por haberle ganado a Tucumán en Cartagena. Está tan mal Junior que muchos (me incluyo) no vieron con buenos ojos esta nueva oportunidad internacional, por temor a un nuevo ridículo.

¿Se acabó el semestre en febrero? Ojalá no, pero va a ser difícil para esta nómina recuperar la credibilidad que perdió junto con el paso a la fase de grupos de la Libertadores, porque en estos momentos su credibilidad es de cero. Yo no le creo a este Junior: ni a los jugadores, ni al técnico, ni a los dirigentes. Pido una callada de boca magistral, por favor.